SER CREATIVO

No hace falta que nuestro trabajo se desarrolle en el ámbito propiamente llamado “Creativo”, todos tuvimos esos momentos en que no se nos cae una idea…

La creatividad es…

La creatividad no solo se emplea al diseñar, pintar, o cualquier otra actividad artística, somos seres de naturaleza creativa, de hecho, esta característica es la que nos ha permitido evolucionar través del tiempo. Ahora, ¿qué es lo que ocurre durante el proceso creativo?

Si bien hay varias teorías y estudios al respecto, hay diferentes maneras de desenvolverte durante el proceso creativo, técnicas, ejercicios, etc. Técnicamente, este proceso se divide en diferentes etapas:

1) Preparación.
Se percibe un problema y se recopila información, es decir, una inmersión (consciente o no) sobre las cuestiones problemáticas interesantes que suscitan a la creatividad.
Lo cual, en criollo, puede ser el planteo del tema y el impacto que queremos lograr.

2) Incubación.
Viene a ser una especie de “tiempo de espera”, durante el cual, uno empieza a hacer conexiones, las ideas aparecen, algo bastante similar a un brainstorming, en el que nos tomamos un tiempo para tirar ideas. Quizás este sea uno de los pasos que más ansiedad genera, es como estar en la oscuridad esperando que una idea nos ilumine.

3) Iluminación.
La iluminación es algo que irrumpe de golpe, como un rayo, y lo que antes estaba disperso, se conecta y cobra sentido, en este momento, y nos produce una especie de placer y alivio… peeeero no se termina ahí.

4) Comprobación/Verificación.
Momento de analizar si la idea vale la pena ser trabajada, esta es la parte más complicada, porque si no nos contenta, puede ser descartada y, entonces, se reinicia todo el proceso.

A pesar de haber muchísimo material al respecto, una recomendación personal, basada en mi propia observación, es que para alimentar la creatividad hay que liberarse de algunos prejuicios y abrirse a lo nuevo. El estado creativo, muchas veces tiene que ver con entregarse un poco a la locura, pensar que todo puede ser posible, y tratar de probar opciones que muchas veces habrías descartado.

Por otro lado, hay que buscar siempre fuentes de inspiración, lo cual no significa para nada “robar”. Siempre recuerdo un profesor de diseño que nos decía “Para diseñar bien, hay que observar  buenos ejemplos”. No podés producir obras de calidad, si no estás atento siempre a la novedad y la vanguardia, si no te nutrís de buenos trabajos, es probable que no tengas un standard con qué medir tus objetivos.

La búsqueda de inspiración también viene de la mano de buscar estimulación, la creatividad muchas veces es como un músculo, que si no se ejercita, cuesta ponerlo en funcionamiento. Entonces, escuchá música, tomate un tiempo para mirar otros trabajos, aunque sean de disciplinas distintas a las que tengas que trabajar, y por qué no, tomarse un descanso o un momento para dar una vuelta y relajarse. Buscá tu propia técnica, y por sobre todo, recordá que lo más importante es tomarlo como un juego.

“Un aspecto esencial de la creatividad es no tener miedo a fallar”.

Marcela Maldonado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s