HECHO A MANO

Puede que esté exagerando un poco, pero pocas cosas deben ser más placenteras que ver nacer de las propias manos “algo” donde antes había “nada”. Y si bien pueden creer que debo estar hablando de algo artístico, o de manualidades, en realidad me estoy refiriendo a la creación que tiene lugar en la cocina.

A veces, por comodidad o simple ignorancia, recurrimos a buscar en el super algunos productos que sencillamente podemos elaborar nosotros mismos, con el plus de estar agregándoles amor y nuestra propia energía en el proceso… ni hablar de esquivar cantidades de conservantes, colorantes y demás químicos malditos; y descubrir, por ejemplo, que la mermelada puede tener sabor a fruta real (y no a un caramelo derretido), o que el pan tiene un perfume, una textura y un sabor “de verdad”.

Fotografía: Agus Genisio. – Etiquetas diseñadas por Agus Genisio.

Y si la excusa es “no tengo tiempo”, les aseguro que un ratito menos en las redes sociales, o un ratito menos de TV, solucionan el problema.

Aprendí muchas de las recetas que sé mirando a mi mamá y a mis abuelas en la cocina, y hoy, ya de grandes, intercambiamos secretos y trucos con hermanas y amigas. Siempre me parece un excelente regalo cuando me enseñan algo nuevo para probar, y es casi una cruzada personal el que cada vez seamos más los que amasemos nuestro propio pan o cocinemos el dulce para el desayuno o la merienda, después de todo, es simplemente hacer uso de nuestras manos, combinando ingredientes naturales.

Fotografía: Agus Genisio.

Así que aquí les paso mis dos recetas de cabecera, ¡espero que las prueben y difundan!

[¡Y al final, una pequeña yapa de dibujante! 😉 ]

Pan Integral:

  • 700 grs. harina integral fina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 2 cdas. malta torrada
  • 4 cdas de semillas (por ejemplo mix de lino, sésamo, chia, etc.)
  • 1 cda de sal
  • 3 cdas. de aceite
  • 1 cda. azúcar
  • 1 cda miel
  •  Agua tibia cantidad necesaria (aprox. 250cc).

1. En un bowl mediano, preparar una espuma con 100grs de harina, la levadura, el azúcar y 100cc de agua. Tapar y dejar levar en un lugar tibio (por ejemplo descansando sobre una hornalla apagada con el horno encendido).

2. En un bowl grande, mezclar la harina, malta, sal, aceite y miel. Agregar la espuma e integrar con las manos.

3. Ir agregando gradualmente el agua tibia mientras se va uniendo la masa. Al final, agregar las semillas.

4. Amasar durante unos 5 minutos aproximadamente (preferentemente sobre una superficie de madera, como por ejemplo una tabla. Esto es importante para que no le baje mucho la temperatura a la masa).

5. Dejar reposar en el bowl, en un lugar tibio, tapando con un repasador limpio, hasta que duplique su volumen. Volver a amasar y colocar en un molde de pan rectangular aceitado. Dejar levar unos minutos más y hornear en horno mediano (200 grados) por aproximadamente 45 minutos. Al desmoldar, golpear la parte de abajo del pan, debe “sonar hueco”.

6. Dejar enfriar un poco, ¡y disfrutar!

Y para acompañar, va la receta de mermelada casera. Sirve para muchas frutas, como ciruelas, duraznos, frutillas, damascos, peras; o mi último experimento: manzanas + peras + canela en rama.

  • 1 kg de fruta
  • 900grs de azúcar
  • Jugo de 1 limón

1. Pelar la fruta y cortarla en trozos pequeños, colocar en un bowl grande junto al azúcar y el jugo de limón, mezclar, tapar y dejar reposar de un día para el otro, para que la fruta largue jugo.

Fotografía: Agus Genisio.

2. Pasar a una olla grande, colocar sobre fuego medio y revolver periódicamente (con cuchara de madera) para que no se pegue. (Para la versión de manzanas y peras, agregar aquí la canela en rama).

Fotografía: Agus Genisio.

3. Cuando rompe hervor, bajar el fuego y continuar revolviendo en forma de ochos, retirando la espuma con una cuchara.

4. Cocinar durante 10 minutos, retirar del fuego y procesar con minipimer (¡ojo de no procesar la canela!). Volver al fuego y a partir de este momento, tomar el punto de la mermelada periódicamente hasta haber obtenido la consistencia justa (para tener una idea: puede ser entre 10 y 30 minutos más aproximadamente). Una técnica fácil es colocar una cucharadita en un plato, enfriar unos momentos en heladera, y si al pasar el dedo por el medio no se vuelve a juntar rápidamente, ya está lista.

Fotografía: Agus Genisio.

5. Envasar en frascos de vidrio que hayan sido lavados con agua hirviendo y secados en el horno, tapar y una vez fríos, etiquetar y guardar en heladera.

Fotografía: Agus Genisio.

Y como no puedo evitar ponerle un poco de diseño a todo, acá les dejo de regalo unas etiquetas para sus frascos… Sólo tienen que imprimir en papel adhesivo, recortar y pegar. ¡Descárgalas aquí!

¡Suerte!

©Agus Genisio. Solo para uso personal. Prohibido su uso para fines comerciales.

DE RODETES Y TRENZAS

A inicios de año me hicieron un alisado con keratina. Fue fantástico, me encantó, mi cabello estaba lindo y podía llevarlo suelto todo el tiempo, pero todo tiene su final: el efecto de la keratina se fue, el frizz volvió y las puntas empezaron a “florecer” y aunque corte las puntas, el problema persiste.

Con la llegada del frío, tiendo a usar la planchita más seguido, así que es inevitable que las puntas se sigan lastimando una y otra vez, aunque use buenos productos para evitarlo y vea mejoras, las puntas florecidas no se van del todo.

En mis intentos por evitar la planchita y además por el poco tiempo que tengo en la mañana para dedicarle a mi cabello recurro a lo más básico: el rodete y las trenzas. Me gustan estos tipos de peinado porque se pueden adaptar a casi cualquier tipo y largo de cabello.

Foto vía Pinterest. (Clic).

Foto vía Tumblr. (Clic).

Uno de los sitios que más leo y sigo en Tumblr es The Beauty Department y me encantan sus DIY y tutoriales, así que les dejo unos cuantos videos de TBD para que puedan intentar hacer en casa y ver si empezamos a dejar de usar la planchita, que muy bien no trata a nuestros cabellos… 🙂

Empezamos con un rodete básico:

Seguimos con una clásica trenza francesa:

Continuamos con otra trenza:

Y terminamos con uno especial para cabellos cortos:

¿Cómo se peinan cuando tienen poco tiempo para hacerlo? ¡Comenten!

Rachel Papaya.

TODO SE TRANSFORMA

Aunque vivimos en una cultura de lo descartable, a veces no sabemos a dónde va lo que descartamos. Plásticos, deshechos orgánicos, muebles viejos, electrodomésticos inservibles, y hasta piezas de embalaje (los pallets, tan de moda) pueden tener al menos una oportunidad, si somos creativos o al menos buscamos ideas útiles e interesantes.

No recuerdo cómo me llegó, pero sigo por Facebook a un emprendimiento muy original, se trata de Reciclando Aceite, que como dice su nombre, promueve la utilización de aceite vegetal usado para la elaboración de jabones ecológicos.

Otro sitio que sigo mucho por Facebook es el de DondeReciclo, una ONG que busca promover una gestión sostenible de los residuos y provee información sobre centros de reciclaje.

Sin ir más lejos, la web es un muy buen lugar para buscar inspiración, e ideas muy creativas que podés hacer vos mismo/a, aquí van algunos ejemplos… =)

Cuelga tus aritos en un rallador.

Un jardín vertical en un pallet.

Banquito “Coca Cola”.

¡Más asientos! Pueden hacer clic en todas las fotos para ver sus enlaces, algunos con DIY.

Repisa hecha con cajones de madera.

Cama para perro hecha con pallets.

Stands para cupcakes.

Marcela Maldonado.

¿ACCESORIO ADOLESCENTE?

¡¡Buenas!!

Este DIY es muy simple, y para mí, tiene un tinte adolescente, ya que no uso este tipo de accesorios desde aquella época. Así que me animé a volver a la adolescencia y ¡usar vincha! (También conocida como diadema).

Se me ocurrió porque ya tenía todos los materiales en casa (¡sólo 2!) y había también, dos opciones: o los tiraba o hacia algo interesante con ellos, y así surgió esta idea.

Usé unos recortes de tela que quedaron de mis ensayos con mi nueva máquina de coser y una vincha de plástico, que no sé muy bien como llegó a mí. Recomiendo buscar en casa, algún pedacito de tela que nos guste y usarlo, ya que se necesita muy poco, con una pieza de 50cm x 50cm alcanza.

Primer paso: forrar la vincha. Hay que cortar un rectángulo del largo de la vincha y del triple de ancho, luego cosemos el costado y sólo una de las puntas. Con un alfiler de gancho lo damos vuelta y luego se lo ponemos a la vincha.

La punta que quedó sin coser, simplemente la metí para adentro.

Segundo paso: el moño. Se necesitan 3 rectángulos, uno grande para el cuerpo del moño, uno mediano (un poco que la mitad de tamaño del primero) y otro más chico para atarlo en el medio. En mi caso, el rectángulo mediano quedó con las puntas redondeadas, sencillamente porque esa forma tenía el retazo que encontré.

Se ponen los derechos enfrentados, se cosen todos los bordes, ¡ojo! en el moño grande y mediano, dejar un pedacito sin coser, ya que por ahí hay que darlo vuelta.

Para armar el moño, atamos por la mitad el rectángulo más grande con la tira que se formó del rectángulo más chico y escondemos lo que sobra dentro del moño, por la parte que quedó sin coser. Pasamos por el medio la otra parte que quedará como la colita del moño.

Casi listo.

Y para finalizar, hay que pasarlo por la vincha y ya está! Se lo puede coser a la vincha o dejarlo suelto, yo elegí lo segundo, así tengo más opciones =)

Ambar siempre presente.

¡Sólo me queda usarla!

Srta. Natalia

OMBRÉ NAILS

No, no es un error de ortografía. Ombré es una palabra francesa que literalmente significa “sombreado” y ha ido derivando al punto de ser usada para decir “difuminado” o “degradado”. Y Ombré Nails es la tendencia del momento en el mundo del Nail Art, misma tendencia en la que me rehúso a caer. Simplemente no me gusta.

Es que no nos puede gustar todo en esta vida, pero a pesar de ello, no podemos dejar de hablar (o escribir) de estas cosas. Por eso voy a compartir algunas fotos que encontré en la web (click en ellas para ver la fuente) de esta tendencia a usar colores en degradé o difuminados.

Este es el único que medio "me guiña el ojo", pero no me termina de convencer.

En fin, esto de los gustos es muy subjetivo, así que si a ustedes les pasa lo contrario y aman esta tendencia, les dejo este enlace a un tutorial (en inglés) para que aprendan a hacer sus propias Ombré Nails

¿Qué opinan?

Rachel Papaya.

CREA TU PROPIO ESMALTE

Hoy traemos un DIY que a más de una le encantará. Se trata de crear tu propio tono de esmalte con solo dos “ingredientes”:

– Esmalte transparente (o brillo).

– Sombra triturada o pigmento del color que quieras.

Yo usé estos pigmentos que tenía hace tiempo.

Es bastante sencillo, solo mezclas el pigmento con el esmalte transparente/brillo, yo en este caso de “prueba”, usé un brillo baratito que compré en el barrio chino, jijiji. :p

Producto final.

No pude evitar probarme los dos colores de inmediato, así quedaron:

Los tenía que probar enseguida...

Debo admitir que esto no se nos ocurrió a nosotras de la nada, la inspiración vino de este post que encontramos en Beautylish. ♡

Papayaki también hizo su propia creación con brillos y fortalecedores de uñas viejos y que estaban por terminarse, los juntó todos y le puso una sombra vieja que trituró para probar este “experimento”. 🙂

Encima del tono clarito de Aki, agregamos stamping de flores. Muy lindo.

Algo que notarán cuando hagan esto, es que les quedará muy “aguado” y tendrán que pasarse varias capas para que quede del tono deseado, pero lo bueno de esto es que si usan un fortalecedor de uñas para la mezcla, les va a ayudar a tener uñas más fuertes y con colores lindos. 🙂

Rachel Papaya.

HONEY BUNNIES

Hoy les traemos un nail art que pude hacer gracias a los fantásticos tutoriales de Cutepolish, honestamente, soy un cero a la izquierda dibujando, pero con la simpleza de estos tutoriales, hasta yo lo hago “bien” o por lo menos “decentemente”, jaja. :p

El tutorial que encontré era de conejitos, y la verdad es que hasta que no me lo dijeron, ¡no me di cuenta de que era por la pascua! Así que si quieren, háganlo como un nail art temático, o como yo, por puro amor a los conejos. ❤

El tutorial en cuestión era mucho más simple, yo lo que hice fue agregarle un toque de color para hacerlo más divertido. Abajo pueden ver el tutorial.

¿Se animan a los conejitos?

Rachel Papaya.