GOLD FEVER

Esta idea ya estaba rondándome y al leer el post de Sofi, me dio la fuerza para confesarlo, estoy claramente padeciendo la Fiebre del Oro. Recuerdo en la adolescencia mi desagrado por todo lo dorado, por lo cual mi uso de accesorios se limitaba al plateado, pero eso quedó muy atrás.

Quizás es algo genético y se active con la edad, pero hace unos años, cuando ya me acercaba a los treinta, comencé con los primeros síntomas.

Empieza con algún collar diminuto o anillo dorado, algo muy chico y que casi no presenta peligro. Pero va aumentando, puede seguir con cinturones, algún colgante más importante y en una fase más avanzada, la cual estoy atravesando, se puede encontrar en cualquier elemento, ¡¡inclusive prendas!!

Pulseras que me animé a usar hace muy poco.

Mi amado saco con lentejuelas.

Y aquí la Wish List:

Shine bright like a diamond!!

Srta. Natalia

CINCO TOQUES DE NEÓN

Sabemos muy bien que los tonos neón y fluo se seguirán usando en esta temporada, pero no todas nos animamos a usar estos tonos en nuestro día a día, por eso acá tenemos lista de 5 accesorios ideales para aquellas que son un poco más discretas con el color y solo se arriesgan a usar estos tonos en pequeñas dosis…

1. Audífonos.

Son ideales para quienes aman la música ¡y vienen en tantos colores que se pueden combinar con lo que quieras!

2. El sobre.

Con solo una raya de neón tienes el toque de color que le dará vida a tu outfit

…o totalmente llamativas para convertirse en un statement item.

3. Aretes.

Quizás no tan grandes, pero sí lo suficiente como para que sean un accesorio que resalte.

4. Esmalte.

Foto del blog Pshiiit.com

Desde que las uñas “se visten” con el esmalte, no paran de acompañarnos a la hora de seguir las tendencias, así que era lógico incluirlas en esta lista.

5. Un cinturón.

Un cinto, o cinturón, puede ser ese algo tan simple que le de el toque de color que tu outfit podría estar pidiendo a gritos.

¿Nos animamos más a llevar estos tonos con nosotras?

Rachel Papaya.

NEON ME, NEON YOU

Un obligatorio para el verano es el fluo, o neón, que vuelve con todo. Una tendencia desterrada, bastardeada e infantilizada, pero que como todo en esta vida, tiene una segunda oportunidad.

El fluo asusta, enceguece, pero no hay que decirle que no, a todo se le puede encontrar la vuelta. Yo ya empecé de a poco, con unas gomitas para el pelo que te dejan bizco y esmaltes radioactivos.

Lo más importante que hay que saber para usar algo fluo, es que ese algo, debe ser solitario, ya sea una prenda o un accesorio. Solo un ítem fluo es permitido por outfit, por miedo a sufrir una sobredosis. Además es recomendable que el resto del outfit no sea muy estridente con colores, estampados o patterns, más bien acompañar con colores más neutros y estampados muy suaves.

Armé dos ejemplos de manera que nos puedan ver desde lejos. En el primer collage, el key item es el buzo amarillo neón, “Love is the answer“, de Forever 21, lo combinamos con un jean de A. Y. Not Dead, bolso negro de cuero de Lupe, loafers con tachas de Bendito Pie y el blazer negro de lino, también de Forever 21. El neón así destaca, pero no es avasallador.

En el segundo ejemplo mantenemos el blazer, los jeans y loafers, Y el key item en fluo va a ser la cartera. Este modelo hiperimitado es original de la marca inglesa The Cambridge Satchel Company, y ellos lo hacen en todos los colores imaginados (incluidos todos los neón). Esta imagen está tomada de Ebay, donde venden imitaciones, pero localmente se puede conseguir la imitación de cuero en A.Y.Not Dead.

Para completar el outfit lo combinamos con una camisa de jean con tachas en las solapas. A no tenerle miedo tampoco al jean con jean que hace rato volvió a ser tendencia. Si se desea cortar, se podría usar la camisa abierta con alguna remera debajo. Yo opté por el cinto símil reptil de Ayres.

¿Quién se anima? Puede ser muy divertido, ¡y es una buena manera de no perdernos en la multitud!

¡Hasta la próxima!!

Sofi.

FLANCITO ♥ SOFI

La ansiedad preveraniega ya se está sintiendo y yo no puedo pensar en otra cosa. A pesar de las lluvias que duran semanas y de la humedad, me pone contenta que ya el frío es algo más manejable y me permite empezar a sacar “de a cuotas” ciertos ítems del placard.

En esta ocasión me puse mi adorado sweater rayado que les había mostrado anteriormente con calzas tipo jeggings y una camisa rosa debajo. En este caso es recomendable que la camisa se vea debajo del sweater, como podrán ver en los detalles del cuello y las mangas dobladas.

En los pies, rescaté a unas de mis chatitas preferidas. Las adquirí hace un par de años en La Feria de Las Naciones, junto con la Srta. Natalia, quien también tiene un par igual. Ambas las hemos usado hasta el cansancio, y les hemos dado todo nuestro amor. Y a pesar de que tienen lentejuelas, leopardo, dorado, todo con todo, nosotras las hemos usado indiscriminadamente.

De abrigo, maxi bufanda negra, y mi confiable montgomery gris que me acompaña hace ya un par de inviernos. Y mis nuevos accesorios preferidos, mis pulseras doradas.

Nota aparte para el mensajito que encontramos en este bello mural, con el que me sentí muy identificada, no solo porque dice mi nombre, sino porque en las últimas semanas me he convertido en una ¡FLANaholic!

Buena suerte y más que suerte sin alarma
me voy corriendo a ver qué escribe en mi pared
la tribu de tu calle, la banda de mi calle…
– ”Vencedores vencidos” – Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

¡Hasta la próxima!

Sofi.

LOS GATOS SON FASHION

Sí, adoramos ver gatitos a través de la pantalla de nuestras computadoras: videos en YouTube, fotos en Tumblr, memes en 9gag, GIFs en cualquier otra parte.

¿Sabías que toda esta moda salió de la pantalla y cada vez son más los diseñadores y tiendas que deciden incluir felinos en sus productos? Así es: ser una mujer que ama a los gatos ya no es sinónimo de ser “la loca de los gatos” de Los Simpson.

Katy Perry, super fanática de los gatos, sacó su propio perfume llamado Purr, cuya botella es un hermoso gatito violeta. Podés conocer más sobre este producto entrando aquí.

Purr!

Yasmine Surovec, autora del célebre Blog, Cat Versus Human lanzó su línea de remeras, bolsos y buzos con diseños propios. Podés chequear la línea acá.

Tote bags de Cat versus Human

A nivel nacional, Vaudeville Cats es un joven emprendimiento que se dedica a hacer unas carteras y accesorios muy bonitos, muchos de ellos con gatos ocupando un lugar central. Podés contactarte con ellas a través de su Facebook.

Vaudeville Cats

Micaela Pérez Schreiber.

¡ABRÍGATE, NENA!

Falta un poquito más de un mes para que llegue el invierno al sur del hemisferio sur y con él, el frío de verdad, así que es hora de empezar a buscar accesorios lindos y divertidos que nos acompañen y nos protejan del frío de pies a cabeza, pero con estilo.

Hoy, les traigo una selección de gorritos que encontré en Pinterest (click en las fotos para ver la fuente). Algunos diseños son más osados que otros, pero de eso se trata, de ofrecer variedad para todos los gustos. 🙂

Diseño de Claudia Schulz.

Otro diseño de Claudia Schulz.

¡Givenchy!

Love panda hats!

Y por último, uno especial para los caballeros, jijiji…

Ideal para los que no tienen barba. :p

Cuéntennos si les gusta usar gorros en invierno y qué tipo de gorro usarían esta temporada.

Rachel Papaya.

¿ACCESORIO ADOLESCENTE?

¡¡Buenas!!

Este DIY es muy simple, y para mí, tiene un tinte adolescente, ya que no uso este tipo de accesorios desde aquella época. Así que me animé a volver a la adolescencia y ¡usar vincha! (También conocida como diadema).

Se me ocurrió porque ya tenía todos los materiales en casa (¡sólo 2!) y había también, dos opciones: o los tiraba o hacia algo interesante con ellos, y así surgió esta idea.

Usé unos recortes de tela que quedaron de mis ensayos con mi nueva máquina de coser y una vincha de plástico, que no sé muy bien como llegó a mí. Recomiendo buscar en casa, algún pedacito de tela que nos guste y usarlo, ya que se necesita muy poco, con una pieza de 50cm x 50cm alcanza.

Primer paso: forrar la vincha. Hay que cortar un rectángulo del largo de la vincha y del triple de ancho, luego cosemos el costado y sólo una de las puntas. Con un alfiler de gancho lo damos vuelta y luego se lo ponemos a la vincha.

La punta que quedó sin coser, simplemente la metí para adentro.

Segundo paso: el moño. Se necesitan 3 rectángulos, uno grande para el cuerpo del moño, uno mediano (un poco que la mitad de tamaño del primero) y otro más chico para atarlo en el medio. En mi caso, el rectángulo mediano quedó con las puntas redondeadas, sencillamente porque esa forma tenía el retazo que encontré.

Se ponen los derechos enfrentados, se cosen todos los bordes, ¡ojo! en el moño grande y mediano, dejar un pedacito sin coser, ya que por ahí hay que darlo vuelta.

Para armar el moño, atamos por la mitad el rectángulo más grande con la tira que se formó del rectángulo más chico y escondemos lo que sobra dentro del moño, por la parte que quedó sin coser. Pasamos por el medio la otra parte que quedará como la colita del moño.

Casi listo.

Y para finalizar, hay que pasarlo por la vincha y ya está! Se lo puede coser a la vincha o dejarlo suelto, yo elegí lo segundo, así tengo más opciones =)

Ambar siempre presente.

¡Sólo me queda usarla!

Srta. Natalia