SEÑALES EN PAPEL

¿Recuerdan a Agus Genisio? Es la creadora de Señales de que NO es el amor de tu vida y fue nuestra invitada en el blog durante el pasado mes de agosto.

Hoy tiene una gran sorpresa que queremos compartir con ustedes: Señales en papel. Se trata del proyecto de Agus e idea.me para plasmar las ilustraciones de la tira en un libro.

“Señales de que NO es el amor de tu vida” quiere convertirse en una guía de bolsillo para que la desilusión no te tome por sorpresa.

Los proyectos que se crean en idea.me funcionan de manera similar a los proyectos de Kickstarter (como Nailgasm, el documental de nail art que juntó los fondos suficientes para poder terminar su realización por este medio).

Es muy fácil ayudar: entras a este enlace, das clic en “Quiero colaborar” y sigues los pasos para realizar el pago. Es como hacer cualquier compra online, la diferencia es que según tu colaboración vas a recibir una recompensa y si acaso el proyecto no llega a juntar los fondos, entonces te devuelven el dinero.

Agus tiene tiempo limitado para poder juntar estos fondos. Actualmente quedan 29 días para llegar a la meta ¡y aún hay tiempo para que todos ustedes se sumen!

Yo ya aporté, solo me queda esperar a que se cumpla la meta y que el libro llegue a mí. Y para todos los que aporten hasta el 25 de diciembre, Agus preparó esta sorpresa:

¡Anímense a colaborar!

 

Rachel.

Anuncios

UN VIAJE PARA LOS SENTIDOS

Como comenté en mi último post, hace muy poco tuve la suerte de recorrer Latinoamérica durante varios meses, conociendo estas tierras tan maravillosas y viviendo a flor de piel todo lo que estas latitudes tienen para inspirarnos.

Algunos dicen que el alma de viajero se lleva desde el nacimiento, yo en cambio creo que se trata simplemente de abrir una puerta, y animarse a salir…
La cotidianeidad en las ciudades muchas veces nos lleva a vivir adormecidos,  sin dudas armar la mochila y partir es una gran manera de despertar. Y vivir con los sentidos despiertos hace que podamos disfrutar el día a día sin importar donde estemos.

Hay mucho para ver, mucho para sentir y recorrer allí afuera… y salir de nuestro entorno y nuestras rutinas habituales deja lugar en nuestra cabeza para ver las cosas de otra manera, para dejar salir la creatividad, para entender más y andar más tranquilo por el camino.

Hoy voy a dejarles espiar un poquito de lo que fue mi diario ilustrado de viaje que me acompañó incondicionalmente en ese tiempo, quizás les sirva de inspiración y decidan salir al mundo!

Ha sido un placer enorme compartir mi mundo con ustedes como invitada en este mes, les dejo muchos colores y que sean felices. ❤

Agus Genisio.

©Agus Genisio. Solo para uso personal. Prohibido su uso para fines comerciales.

DE TRAZOS Y EXPRESIONES

Estoy segura de que todos tenemos algún recuerdo de la niñez en la que nos divertíamos dibujando. O porque nuestros padres lo usaban como recurso para que entretenernos cuando llegábamos al límite del aburrimiento molesto (“tomá a ver, ponete a dibujar”), o porque nosotros queríamos molestar (la maestra convertida en bruja, el director convertido en ogro, etc.) o porque simplemente había papel, había lápices, había que dibujar…

Futuros contadores, plomeros, médicos, o arquitectos, todos dibujamos cuando niños; y los dibujos salen como salen de nuestras manos: no hay crítica de formas, simetrías, proporciones o estilos.

Y sin embargo en algún momento algo sucede cuando vamos creciendo, que hace que hoy encuentre adolescentes y adultos, que casi como un mantra, repiten “Yo no sé dibujar”.

Y me quedo pensando “¿Qué es saber dibujar?” o mejor dicho, “¿qué interpretan por saber dibujar“? Y preguntando, y charlando y dibujando con muchos, me di cuenta de que para la gran mayoría, saber dibujar, sería poder lograr en un par de trazos, algo parecido a esto:

Como si nuestros ojos y manos debieran convertirse en máquinas fotográficas, como si el propósito del dibujo fuese reproducir fielmente lo que vemos.

Quizás unos cientos de años atrás esa era la función o el objetivo, pero desde el momento en que pudimos delegar esa función a las máquinas, podemos liberarnos de esa responsabilidad, y jugar con las líneas y colores para expresarnos e interpretar lo que nos rodea con mucho más sentimiento.

No imagino a nadie hoy cuestionando a Picasso, Dalí o Braque en cuanto a qué habían querido ilustrar acá:

Picasso.

Dalí.

Braque.

Por otro lado, hace poco tuve la suerte de recorrer Latinoamérica y encontré en muchas representaciones de culturas precolombinas una fantástica síntesis de formas que de ninguna manera le quitan realismo.

Arte Precolombino.

Arte Precolombino.

Arte Precolombino.

No es mi intención hacer que todos replanteen sus ocupaciones y se conviertan en artistas, pero sí me gustaría desterrar esa frase, “Yo no sé dibujar”, y alentarlos a que vuelvan a jugar un poco con un lápiz y un papel, que dejen a sus manos pasear entre líneas, puntos y manchas y descubran que todos sabemos dibujar. Yo por mi parte descubrí que cuando no hay censura ni críticas, dibujar puede abrir una puerta a nuestro mundo interior y dejar salir pensamientos, tristezas y sonrisas que al final del día nos hacen andar más livianos.

Me gustaría invitarlos a que la próxima vez que se encuentren con un lápiz y un papel se animen a dejarse sorprender por lo que puedan descubrir, o en última instancia, simplemente divertirse un rato.

©Agus Genisio. Solo para uso personal. Prohibido su uso para fines comerciales.

Agus Genisio.

HECHO A MANO

Puede que esté exagerando un poco, pero pocas cosas deben ser más placenteras que ver nacer de las propias manos “algo” donde antes había “nada”. Y si bien pueden creer que debo estar hablando de algo artístico, o de manualidades, en realidad me estoy refiriendo a la creación que tiene lugar en la cocina.

A veces, por comodidad o simple ignorancia, recurrimos a buscar en el super algunos productos que sencillamente podemos elaborar nosotros mismos, con el plus de estar agregándoles amor y nuestra propia energía en el proceso… ni hablar de esquivar cantidades de conservantes, colorantes y demás químicos malditos; y descubrir, por ejemplo, que la mermelada puede tener sabor a fruta real (y no a un caramelo derretido), o que el pan tiene un perfume, una textura y un sabor “de verdad”.

Fotografía: Agus Genisio. – Etiquetas diseñadas por Agus Genisio.

Y si la excusa es “no tengo tiempo”, les aseguro que un ratito menos en las redes sociales, o un ratito menos de TV, solucionan el problema.

Aprendí muchas de las recetas que sé mirando a mi mamá y a mis abuelas en la cocina, y hoy, ya de grandes, intercambiamos secretos y trucos con hermanas y amigas. Siempre me parece un excelente regalo cuando me enseñan algo nuevo para probar, y es casi una cruzada personal el que cada vez seamos más los que amasemos nuestro propio pan o cocinemos el dulce para el desayuno o la merienda, después de todo, es simplemente hacer uso de nuestras manos, combinando ingredientes naturales.

Fotografía: Agus Genisio.

Así que aquí les paso mis dos recetas de cabecera, ¡espero que las prueben y difundan!

[¡Y al final, una pequeña yapa de dibujante! 😉 ]

Pan Integral:

  • 700 grs. harina integral fina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 2 cdas. malta torrada
  • 4 cdas de semillas (por ejemplo mix de lino, sésamo, chia, etc.)
  • 1 cda de sal
  • 3 cdas. de aceite
  • 1 cda. azúcar
  • 1 cda miel
  •  Agua tibia cantidad necesaria (aprox. 250cc).

1. En un bowl mediano, preparar una espuma con 100grs de harina, la levadura, el azúcar y 100cc de agua. Tapar y dejar levar en un lugar tibio (por ejemplo descansando sobre una hornalla apagada con el horno encendido).

2. En un bowl grande, mezclar la harina, malta, sal, aceite y miel. Agregar la espuma e integrar con las manos.

3. Ir agregando gradualmente el agua tibia mientras se va uniendo la masa. Al final, agregar las semillas.

4. Amasar durante unos 5 minutos aproximadamente (preferentemente sobre una superficie de madera, como por ejemplo una tabla. Esto es importante para que no le baje mucho la temperatura a la masa).

5. Dejar reposar en el bowl, en un lugar tibio, tapando con un repasador limpio, hasta que duplique su volumen. Volver a amasar y colocar en un molde de pan rectangular aceitado. Dejar levar unos minutos más y hornear en horno mediano (200 grados) por aproximadamente 45 minutos. Al desmoldar, golpear la parte de abajo del pan, debe “sonar hueco”.

6. Dejar enfriar un poco, ¡y disfrutar!

Y para acompañar, va la receta de mermelada casera. Sirve para muchas frutas, como ciruelas, duraznos, frutillas, damascos, peras; o mi último experimento: manzanas + peras + canela en rama.

  • 1 kg de fruta
  • 900grs de azúcar
  • Jugo de 1 limón

1. Pelar la fruta y cortarla en trozos pequeños, colocar en un bowl grande junto al azúcar y el jugo de limón, mezclar, tapar y dejar reposar de un día para el otro, para que la fruta largue jugo.

Fotografía: Agus Genisio.

2. Pasar a una olla grande, colocar sobre fuego medio y revolver periódicamente (con cuchara de madera) para que no se pegue. (Para la versión de manzanas y peras, agregar aquí la canela en rama).

Fotografía: Agus Genisio.

3. Cuando rompe hervor, bajar el fuego y continuar revolviendo en forma de ochos, retirando la espuma con una cuchara.

4. Cocinar durante 10 minutos, retirar del fuego y procesar con minipimer (¡ojo de no procesar la canela!). Volver al fuego y a partir de este momento, tomar el punto de la mermelada periódicamente hasta haber obtenido la consistencia justa (para tener una idea: puede ser entre 10 y 30 minutos más aproximadamente). Una técnica fácil es colocar una cucharadita en un plato, enfriar unos momentos en heladera, y si al pasar el dedo por el medio no se vuelve a juntar rápidamente, ya está lista.

Fotografía: Agus Genisio.

5. Envasar en frascos de vidrio que hayan sido lavados con agua hirviendo y secados en el horno, tapar y una vez fríos, etiquetar y guardar en heladera.

Fotografía: Agus Genisio.

Y como no puedo evitar ponerle un poco de diseño a todo, acá les dejo de regalo unas etiquetas para sus frascos… Sólo tienen que imprimir en papel adhesivo, recortar y pegar. ¡Descárgalas aquí!

¡Suerte!

©Agus Genisio. Solo para uso personal. Prohibido su uso para fines comerciales.

INVITADA DEL MES: AGUS GENISIO

Ya la conocen, Agus Genisio es la creadora de “Señales de que no es el amor de tu vida“, las ilustraciones de humor que publicamos hace un tiempo aquí. Esta talentosa dibujante, ilustradora y diseñadora estará acompañándonos durante el mes de agosto en Señorita Papaya. 🙂

Esperamos muy contentas sus posts, que sin dudas tendrán contenidos interesantes y divertidos. Mientras tanto, conozcan más de Agus en el video que preparamos entre risas, té y milkshakes en Helena Resto para ella:

Rachel Papaya.

SEÑALES DE QUE NO ES EL AMOR DE TU VIDA

¡Qué tema! La verdad es que esto no es un artículo ni un test al estilo “Cosmo”, al contrario, se trata de las divertidísimas ilustraciones de Agus Genisio: diseñadora gráfica, ilustradora y artista.

Basado en ciertos patéticos e hilarantes testimonios reales, algunos propios, algunos prestados…

-Agus Genisio.

Descubrí las ilustraciones de Agus en Facebook, definitivamente su serie “Señales de que NO es el amor de tu vida” me pareció fantástica y merece ser  compartida. Así que sin más que agregar, les dejo algunas ilustraciones para que se rían y adelanto que pronto las podrán ver en “La Hora Del Embole“.

Me encantó saber que Agus estuvo viviendo en Ecuador, allí hizo murales y visitó la provincia de donde son mis padres, Manabí. Pueden ver algunas fotos de lo que hizo allá en su Flickr.

Les recomiendo visitar su sitio web y su página de Facebook para que conozcan más de su hermoso y divertido trabajo.

Rachel Papaya.