NEON ME, NEON YOU

Un obligatorio para el verano es el fluo, o neón, que vuelve con todo. Una tendencia desterrada, bastardeada e infantilizada, pero que como todo en esta vida, tiene una segunda oportunidad.

El fluo asusta, enceguece, pero no hay que decirle que no, a todo se le puede encontrar la vuelta. Yo ya empecé de a poco, con unas gomitas para el pelo que te dejan bizco y esmaltes radioactivos.

Lo más importante que hay que saber para usar algo fluo, es que ese algo, debe ser solitario, ya sea una prenda o un accesorio. Solo un ítem fluo es permitido por outfit, por miedo a sufrir una sobredosis. Además es recomendable que el resto del outfit no sea muy estridente con colores, estampados o patterns, más bien acompañar con colores más neutros y estampados muy suaves.

Armé dos ejemplos de manera que nos puedan ver desde lejos. En el primer collage, el key item es el buzo amarillo neón, “Love is the answer“, de Forever 21, lo combinamos con un jean de A. Y. Not Dead, bolso negro de cuero de Lupe, loafers con tachas de Bendito Pie y el blazer negro de lino, también de Forever 21. El neón así destaca, pero no es avasallador.

En el segundo ejemplo mantenemos el blazer, los jeans y loafers, Y el key item en fluo va a ser la cartera. Este modelo hiperimitado es original de la marca inglesa The Cambridge Satchel Company, y ellos lo hacen en todos los colores imaginados (incluidos todos los neón). Esta imagen está tomada de Ebay, donde venden imitaciones, pero localmente se puede conseguir la imitación de cuero en A.Y.Not Dead.

Para completar el outfit lo combinamos con una camisa de jean con tachas en las solapas. A no tenerle miedo tampoco al jean con jean que hace rato volvió a ser tendencia. Si se desea cortar, se podría usar la camisa abierta con alguna remera debajo. Yo opté por el cinto símil reptil de Ayres.

¿Quién se anima? Puede ser muy divertido, ¡y es una buena manera de no perdernos en la multitud!

¡Hasta la próxima!!

Sofi.

Anuncios

PUT ON YOUR RED BOOTS

Hace un par de meses vengo trabajando en mi apreciación por ciertos colores que no suelo elegir. Y me voy dando cuenta que en mi afán de elegir lo distinto, suelo terminar justo en ellos casi siempre. Esa sería, toda la gama de los amarillos, rojos, rosas.

El rojo, en particular, es un color al que le estoy encontrando su gracia. Pero hay que saber llevarlo, es un color con mucha personalidad y a veces malentendido si se usa incorrectamente.

Armé mi collage esta semana pensando en estas hermosas botitas rojas “agamuzadas” de caña baja que encontré en Asos, el resto del outfit mantiene colores neutros. Este conjunto puede ser usado de día y de noche también, si no se asiste a un evento muy formal. El jean sirve de base, para una hermosa camisa con corazones que encontré colgándome con páginas de Tumblr, así que no puedo decir su marca, ya que la desconozco. Arriba se puede mezclar patrones, con el sweater con grandes rayas grises y blancas y para terminar el abrigo, una campera de cuero corta. La campera y el sweater también son de Asos. Para completar, la bandolera de gamuza negra de Julieta Sedler.

Espero les guste, y los invito a que se animen a expandir la paleta con esos colores “olvidados”, de a poquito, ¡hay lugar para todos!

¡¡Hasta la próxima!!

Sofi.

MEOW OR NEVER!

¡Oh sí, sí! Preparándonos para el verano, ya nos podemos animar a más con estos días templados. Entonces, preparé un collage con un outfit de media estación, que se puede transformar de día a noche con unos simples cambios. Expreso en él mi nuevo amor hacia las polleras largas, que van a estar muy presentes en esta temporada.

Los conjuntos están armados totalmente con prendas de Forever 21. Como base, tenemos la pollera larga estampada para usar a la altura de la cintura, lo cual es más favorecedor especialmente para nosotras las de baja estatura, y una camperita estilo biker con tachas en las solapas. Para el look diurno encontré esta genial remera sin mangas, “Meow or Never“, ¡que muero por tener! Arriba, un sweater con tramado color claro, y se puede usar con las ballerinas con mini tachas y un bolso símil cuero beige.

Para el día.

A la noche mantenemos la pollera y la campera, pero cambiamos a una blusa con apliques de lentejuelas y cuello redondo. También pasamos a una cartera negra más pequeña y botitas de gamuza caña baja con un poco de taco. Para agregar accesorios, en este caso, no sugiero ningún collar ni aros colgantes que carguen más al cuello de la campera, pero sí un anillo.

Para la noche.

Así se mantiene un look bastante informal, con onda, y apropiado para cualquier momento del día.

Meow or Never! Hasta la próxima!

Sofi.