BRISA MARINA

Quienes me conocen saben muy bien que mi comida favorita es el ceviche. Así que es fácil imaginarse que cuando vine a vivir a Buenos Aires, Argentina dejó de ser “el país al que vine a estudiar” para convertirse en “el país donde no hacen ceviche”, jejeje…

Obviamente todo esto terminó en cuanto conocí el restaurante ecuatoriano, aprendí a comprar buen pescado para ceviche acá y definitivamente desapareció cuando conocí los restaurantes peruanos.

Recuerdo que cuando recién llegué me emocionaba cuando al caminar o viajar en colectivo veía de pasada alguna “Cevichería” y luego toda la emoción se convertía en decepción cuando me daba cuenta de que en realidad decía “Cervecería”. 😦 Lamentablemente, eso sucedió muchas veces.

En fin, hace unas semanas, y por primera vez en los 7 años y un poco más de un mes que llevo viviendo en este país, esa emoción no desapareció, porque en realidad vi y confirmé que en un lugar, decía: “Cevichería & Sushi“.

Tenía que ir ahí y probar su ceviche y así fue como llegué a Brisa Marina, un lugar ubicado en Scalabrini Ortiz 1235 (a 1 cuadra de Av. Córdoba). El lugar estaba prácticamente vacío, lo que para muchos puede ser desalentador, pero a mí nada me detiene ante la posibilidad de comer un buen ceviche.

Estaba con mi novio, así que pedimos un clásico ceviche de pescado para probarlo y dar nuestro veredicto, esto acompañado de un arroz con mariscos. Todo para compartir. El restaurante se especializa en cocina peruana y nikkei, de manera que esperábamos algo de muy buena calidad, y sin dudas lo recibimos.

Ignoren el “no te llenes con el pan”.

Nos atendió personalmente Elías Díaz, Chef Ejecutivo del restaurante, quien nos contó un poco del lugar y de la comida que hacen, luego nos llevó alegremente cada plato a la mesa. La entrada era deliciosa: causa de pollo, acompañada de la canasta de panes. Siempre escuché decir el “no te llenes con el pan”, ¡pero estos panes estaban calientitos y eran deliciosos, imposible no comerlos!

Causa de pollo.

Luego, llegaron los tan ansiados platos principales. Eran porciones promedio, ni muy poco ni demasiado, la cantidad justa para quedar satisfechos. Todos los platos son frescos, preparados en el momento.

Ceviche de pescado.

Les debo la foto del delicioso arroz con mariscos, pero les recomiendo que visiten la página de Facebook de Brisa Marina para tentarse con las demás delicias que ofrecen y definitivamente les recomendamos ir a comer ahí. La atención, la ubicación y los precios son muy buenos, no hay excusas para perdérselo.

Lo único que les aviso es que si van por el sushi, deben ir a la noche, ya que no lo preparan por la tarde.

Muy recomendado, especialmente para estos días en los que vuelve el calorcito y nos dan ganas de comer algo fresco y liviano.

Rachel Papaya.

¡DESFACHATADAS!

Hoy les presentamos a la Feria Desfachatada, una feria organizada por Erika Lehner y que dará lugar a su cuarta edición este sábado 8 de septiembre de 16 a 20 hs, en Humahuaca 3841 (Almagro).

Feria Desfachatada es un proyecto para Jóvenes Emprendedores de todos los rubros (indumentaria, objetos, accesorios, arte, gastronomía).
Buscamos crear un espacio con propuestas serias, interesantes y con buena onda.

– Feria Desfachatada.

Esta vez no nos la perderemos, estaremos ahí tomando fotos, conociendo a los emprendimientos que participan en esta edición de la feria y, por supuesto, visitando a nuestras queridas Crazy Cat Ladies y Ainokeki Cupcakes, así que los invitamos a asistir al evento.

Si desean contactarse con Erika, pueden enviarle un mail o agregar a la Feria Desfachatada en Facebook.

Rachel Papaya.

MUUY DELICIOSO

El fin de semana pasado estuvimos por primera vez en Muu Lechería (Armenia 1810), cerca de Plaza Serrano, gracias a la recomendación de la Señorita Natalia. Tuvimos mucha suerte de conseguir una mesa, pues casi de inmediato había gente en espera para poder entrar al lugar, con eso me di cuenta de que el lugar es muy bueno. El bar está totalmente ambientado en los 50’s, una de mis épocas favoritas por su música y moda. Y me parece que el lugar será mi favorito, por su comida.

Muu Lechería. un restaurante ambientado en el espíritu de los 50's

Muu Lechería. un restaurante ambientado en el espíritu de los 50’s

Muu Lechería. un restaurante ambientado en el espíritu de los 50's

Muu Lechería. un restaurante ambientado en el espíritu de los 50’s

Fui junto a Rachel y su novio, cada uno pidió una hamburguesa acompañado de un milkshake. Rachel dice que es una muy buena combinación, y que el milkshake es bebida y postre a la vez. 😛 Todas las hamburguesas tenían nombres de la época, puedes comer una Doris Day, por ejemplo, o una Elvis Rey. Yo pedí una James Brown y estuvo muy buena. 🙂

James Brown con milkshake de frutilla y una pepsi = Felicidad.

James Brown + milkshake de frutilla + pepsi = Felicidad.

El lugar tiene muchas cosas que recuerdan a la época rebelde que fueron los 50’s, desde lámparas, tableros, mesas, sillas, pósters, y más. Absolutamente todo está bien cuidado para dar el aspecto de un verdadero restaurante de los 50’s.

Muu también ofrece otros productos como waffles, postres, snacks, ensaladas, batidos, jugos, cócteles, sándwiches, y lo mejor, las hamburguesas “rockeras”, todo acompañado de la buena atención que te dan en el lugar. 😀 Yo seguramente estaré ahí para celebrar mi cumpleaños, quiero recibir mi terrible edad con buena comida y amigos.

Tarjetita de Muu Lechería

Tarjetita de Muu Lechería.

Deben ir. ¡HAGANME CASO! Y si van… invítenme. 🙂 Aquí sus páginas de Facebook y web.

Ericka.

XXXO

HECHO A MANO

Puede que esté exagerando un poco, pero pocas cosas deben ser más placenteras que ver nacer de las propias manos “algo” donde antes había “nada”. Y si bien pueden creer que debo estar hablando de algo artístico, o de manualidades, en realidad me estoy refiriendo a la creación que tiene lugar en la cocina.

A veces, por comodidad o simple ignorancia, recurrimos a buscar en el super algunos productos que sencillamente podemos elaborar nosotros mismos, con el plus de estar agregándoles amor y nuestra propia energía en el proceso… ni hablar de esquivar cantidades de conservantes, colorantes y demás químicos malditos; y descubrir, por ejemplo, que la mermelada puede tener sabor a fruta real (y no a un caramelo derretido), o que el pan tiene un perfume, una textura y un sabor “de verdad”.

Fotografía: Agus Genisio. – Etiquetas diseñadas por Agus Genisio.

Y si la excusa es “no tengo tiempo”, les aseguro que un ratito menos en las redes sociales, o un ratito menos de TV, solucionan el problema.

Aprendí muchas de las recetas que sé mirando a mi mamá y a mis abuelas en la cocina, y hoy, ya de grandes, intercambiamos secretos y trucos con hermanas y amigas. Siempre me parece un excelente regalo cuando me enseñan algo nuevo para probar, y es casi una cruzada personal el que cada vez seamos más los que amasemos nuestro propio pan o cocinemos el dulce para el desayuno o la merienda, después de todo, es simplemente hacer uso de nuestras manos, combinando ingredientes naturales.

Fotografía: Agus Genisio.

Así que aquí les paso mis dos recetas de cabecera, ¡espero que las prueben y difundan!

[¡Y al final, una pequeña yapa de dibujante! 😉 ]

Pan Integral:

  • 700 grs. harina integral fina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 2 cdas. malta torrada
  • 4 cdas de semillas (por ejemplo mix de lino, sésamo, chia, etc.)
  • 1 cda de sal
  • 3 cdas. de aceite
  • 1 cda. azúcar
  • 1 cda miel
  •  Agua tibia cantidad necesaria (aprox. 250cc).

1. En un bowl mediano, preparar una espuma con 100grs de harina, la levadura, el azúcar y 100cc de agua. Tapar y dejar levar en un lugar tibio (por ejemplo descansando sobre una hornalla apagada con el horno encendido).

2. En un bowl grande, mezclar la harina, malta, sal, aceite y miel. Agregar la espuma e integrar con las manos.

3. Ir agregando gradualmente el agua tibia mientras se va uniendo la masa. Al final, agregar las semillas.

4. Amasar durante unos 5 minutos aproximadamente (preferentemente sobre una superficie de madera, como por ejemplo una tabla. Esto es importante para que no le baje mucho la temperatura a la masa).

5. Dejar reposar en el bowl, en un lugar tibio, tapando con un repasador limpio, hasta que duplique su volumen. Volver a amasar y colocar en un molde de pan rectangular aceitado. Dejar levar unos minutos más y hornear en horno mediano (200 grados) por aproximadamente 45 minutos. Al desmoldar, golpear la parte de abajo del pan, debe “sonar hueco”.

6. Dejar enfriar un poco, ¡y disfrutar!

Y para acompañar, va la receta de mermelada casera. Sirve para muchas frutas, como ciruelas, duraznos, frutillas, damascos, peras; o mi último experimento: manzanas + peras + canela en rama.

  • 1 kg de fruta
  • 900grs de azúcar
  • Jugo de 1 limón

1. Pelar la fruta y cortarla en trozos pequeños, colocar en un bowl grande junto al azúcar y el jugo de limón, mezclar, tapar y dejar reposar de un día para el otro, para que la fruta largue jugo.

Fotografía: Agus Genisio.

2. Pasar a una olla grande, colocar sobre fuego medio y revolver periódicamente (con cuchara de madera) para que no se pegue. (Para la versión de manzanas y peras, agregar aquí la canela en rama).

Fotografía: Agus Genisio.

3. Cuando rompe hervor, bajar el fuego y continuar revolviendo en forma de ochos, retirando la espuma con una cuchara.

4. Cocinar durante 10 minutos, retirar del fuego y procesar con minipimer (¡ojo de no procesar la canela!). Volver al fuego y a partir de este momento, tomar el punto de la mermelada periódicamente hasta haber obtenido la consistencia justa (para tener una idea: puede ser entre 10 y 30 minutos más aproximadamente). Una técnica fácil es colocar una cucharadita en un plato, enfriar unos momentos en heladera, y si al pasar el dedo por el medio no se vuelve a juntar rápidamente, ya está lista.

Fotografía: Agus Genisio.

5. Envasar en frascos de vidrio que hayan sido lavados con agua hirviendo y secados en el horno, tapar y una vez fríos, etiquetar y guardar en heladera.

Fotografía: Agus Genisio.

Y como no puedo evitar ponerle un poco de diseño a todo, acá les dejo de regalo unas etiquetas para sus frascos… Sólo tienen que imprimir en papel adhesivo, recortar y pegar. ¡Descárgalas aquí!

¡Suerte!

©Agus Genisio. Solo para uso personal. Prohibido su uso para fines comerciales.

¡A COMERLA!

La Pulpería del Cotorro, podría haber sido un restaurante más de los miles que habitan la ciudad de Buenos Aires, pero no es así.  Decidieron agregarle su toque personal a través de una cartelera donde anuncian el menú del día y los eventos actuales con un tono sumamente divertido.

Como hacen una por día, hay muuuuchas para elegir, pero aquí les muestro algunas de las que me resultaron más divertidas:

Sin lugar a dudas, hay que conocer La Pulpería personalmente, así que para quienes anden por Buenos Aires, les comento que queda cerca del Parque de los Patricios, en el barrio ídem, y atienden de lunes a sábado. Para más información, visítenlos en su página de Facebook.

Todavía no he ido, pero me han dicho que se come muy, muy rico, prontamente lo visitaremos con alguna de las señoritas papayas, así experimentamos las napolitangas, una suprema polla al verdeo o un chorizo de pollo a la Lorena Bobbit, jajajajaja.

¡Panza llena  = Corazón contento!

Srta. Natalia

LATTE ART

En estos días, por motivos laborales, he visto muchas fotos de Latte Art, una forma de arte “bebible” que se realiza sobre nada más y nada menos que el café con leche. 🙂

Aquí les dejo algunas fotos que me encantaron y que me generan unas enormes ganas de tomarme un rico café…

Si bien esta tendencia ya llegó a Buenos Aires, aún no encontré un lugar en donde hagan Latte Art en la ciudad, pero cuando lo haga, tendrán un post con todo, desde ubicación y precios hasta fotos! 🙂

Rachel Papaya.

BEAUTY FOOD!

¿Se acuerdan de las Beauty Drinks? Esta vez encontramos en Beautylish un artículo que habla de esos ingredientes que comes en tu ensalada, llenos de vitaminas y antioxidantes que te ayudarán a cuidar tu piel. 🙂

¿Es una ensalada o cuidado para la piel?

El artículo está en inglés, así que les hago un breve resumen del mismo en español. Básicamente el artículo habla de productos que utilizan vegetales como su ingrediente principal, y ya que funcionan bien al usarlos en el exterior, ¿por qué no consumirlos más en nuestras comidas para que hagan efecto desde el interior?

Entre los ingredientes más empleados, se encuentran la lechuga, el berro, el tomate, la zanahoria, el aguacate (palta), el pepino, el limón, el perejil y la cebolla. Las vitaminas más encontradas en estos vegetales y frutas son A y C. Así que ahora tienes más razones para comer saludable. 🙂

Rachel Papaya.